Pilotando Maletas

EEUU/NYC: Día 2: Top of the Rock – Diamond District – 5th Ave – St. Patrick´s Cathedral – FAO – Zoo Central Park – MOMA

Vistas desde el Top of the Rock

Empire State desde el Top of the Rock

Día 2 en Nueva York

La Gran Manzana nos esperaba y teníamos tantas cosas por ver que decidimos empezar por uno de los sitios más famosos de la ciudad y comprobar en primera persona que efectivamente las vistas eran de vértigo!

Nos levantamos muy pronto para aprovechar el día y después de desayunar en el Starbucks  que teníamos a 200 metros del hotel, nos dirigimos al Rockefeler Center, para subir a su azotea y disfrutar de lo que se llama el «Top of the Rock» (TOR) y que sin duda nos tenía muy intrigados.

Al llegar a la entrada adquirimos allí mismo la NEW YORK CityPass, se trata de un talonario de tickets para entrar a seis de las mejores atracciones turísticas. Tiene una validez de nueve días empezando por el primer día que lo usas y ahorras aproximadamente un 40% de lo que te costaría si tuvieras que pagar entrada normal. Los niños hasta los 6 años no pagan, así que no necesitan CityPass.

Puedes adquirirlo online y te lo envían a casa, o comprarlo en la propia taquilla del primer edificio que visitas, como hicimos nosotros. Incluye las siguientes opciones:

  • Experiencia Empire State Building, puedes subir dos veces a la azotea de este emblemático edificio, una por el día y otra en sesión de noche para ver la ciudad con las miles de luces encendidas, muy recomendable.
  • Museo Americano de Historia Natural, un «must».
  • Museo Metropolitano de Arte.
  • Observatorio del Top Of the Rock ó Museo Guggenheim
  • Estatua de la Libertad ó Cruceros Circle Line
  • Memorial y Museo del 11S ó Museo Intrepid del Mar, Aire y Espacio.

       Talonario de Tickets NYC CityPass

Una vez comprado y estrenado el talonario, llegó el momento de entrar. Es simplemente alucinante subir 67 pisos en 43 segundos mientras proyectan en el techo del ascensor imágenes del Rockefeler Center desde los años 30 y con una luces azules que destellan en las paredes y sorprenden a los presentes. Los oídos se taponan por la presión y recuerdo que Héctor sonreía como si estuviera en las ferias!

Cuando llegas arriba entras en una amplia habitación panorámica, con unas terrazas a los lados donde sales a ver tu primer skyline de la ciudad.

Pero si la planta 67 no te parece suficiente altura, puedes subir dos pisos más por las escaleras mecánicas, o en ascensor como  nosotros porque ibamos con la sillita de paseo. La vista desde la planta 69 es increíble, ves todo Manhattan desde todas las perspectivas. Aunque yo me quedo con el piso 70, el más alto, al que se accede también por escaleras o ascensor y ese sí que fue un momento inolvidable para mi, en una azotea de no más de 60 metros, tienes 360 grados de panorámica de la ciudad, y es simplemente magnifica.

En mi opinión y después de subir a otros rascacielos, considero que el Top of the Rock es el mejor mirador de Nueva York y una parada imprescindible.

 Central Park desde las alturas

 Vistas desde la planta 70, son de vértigo!

Con la emoción de haber disfrutado de la experiencia, bajamos de nuevo a la calle, ya en un ascensor directo, y decidimos ir caminando por la 5th Avenida hasta St. Patricks Cathedral. Pero como somos de callejear, terminamos en el llamado «Diamond District», que aparecía en mi Lonely Planet con un circuito marcado para ver lo mejor de la zona.

Allí puedes encontrar joyerías repletas de diamantes, oro, perlas y piedras preciosas a un precio bastante inalcanzable, pero si te animas sólo tienes que acercarte a la 47th St, entre la 5th Ave y la 6th Ave.

En general, pasear por Nueva York es una experiencia en sí misma, la famosa Quinta Avenida es muy larga y esta llena de gente que va y viene por todos lados, entra y sale de oficinas y tiendas, o hace fila en largas colas en los carritos de comida que hay en cualquier esquina, da la sensación de vitalidad y movimiento.

Las grandes marcas están presentes con escaparates llamativos y edificios enteros y desborda energía en sí misma, es realmente una calle con vida!

A lo largo de la 5th Ave, encontramos relojes que nos recuerdan que el tiempo corre…

 Rascacielos con cientos de oficinas

Los curiosos bicitaxi se mezclan con el resto del trafico en un caos controlado

Al llegar a la fachada principal de St. Patrick´s Cathedral lo único que piensas es….qué hace esta maravilla entre estos rascacielos??.

Es la mayor Catedral católica de estilo gótico que hay en Estados Unidos y está emplazada en la 5th Avenue, enfrente de la Escultura de Atlas que hay en el Rockefeler Center. Bien merece la pena una visita porque es preciosa por fuera y por dentro.

St. Patrick´s Cathedral

 Escultura de Atlas

Vidriera del interior de la Catedral

Alrededor de las 12 de la mañana ya habíamos visto un par de puntos de nuestro itinerario del día, así que seguimos caminando por la Quinta Avenida hasta llegar casi a Central Park.

Justo al final antes de que empiece el parque, estaba la FAO Schwarz y la tienda Apple, para los más fans de esta marca, la verdad es que ésta última es muy chula, pero como nosotros íbamos con un niño de 3 años, en vez de entrar en Apple tuvimos que entrar en FAO SCHWARZ para deleite de Héctor.

Esta juguetería neoyorkina de tres plantas es otro de los paraísos de los niños que la visitan. Nada más llegar a la puerta, dos soldaditos de plomo posan con los niños para que tengas un recuerdo del día que la visitaste, y cuando accedes al interior, todo un mundo de juguetes, muñecas, caramelos y personajes disfrazados dejan boquiabiertos a niños del todo el mundo. Pero lo que más le gustó al peque fue el piano del suelo.

El famoso piano sobre el que Tom Hanks baila en la película «Big» está allí, custodiado por guardias de seguridad que sólo permiten a los niños entrar descalzos y disfrutar por un momento de la sensación de tocar con los pies unas inmensas teclas. Es una pena que también esta tienda haya tenido que cerrar, porque era uno de los iconos de la ciudad.

Con los soldaditos de plomo

 Tocando el piano de «BIG»

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Conseguimos salir de la juguetería sin comprar nada pero con la promesa de ir directos al    Zoo de Central Park.

Está en medio de Central Park y la visita dura unas dos horas. El coste de las entradas es de 12$ por adulto y 7$ por niño, no entra con la CityPass y los niños pagan a partir de los 3 años. Está dividido en tres zonas, tropical, templada y polar y puedes observar monos, leopardos, pingüinos…hay un espectáculo en el exterior con los leones marinos y te sientas al aire libre en unas gradas a verlo. La verdad que es un Zoo relativamente pequeño pero muy recomendable si vas con niños.

A unos 100 metros al norte de la entrada del zoo, está el Tisch Children Zoo, que es un zoo más pequeño con animales de granja y está incluido en la entrada.

Entrada al Zoo de Central Park

Espectáculo de leones marinos

 Espectáculo de leones marinos

Cuando salimos del Zoo era la hora de comer y probamos los «hot dog» de un carrito de la calle y solamente diré que no puedes irte de Nueva York sin comerte uno, porque son realmente sabrosos!

Era viernes y había leído que el MOMA (Museo de Arte Moderno), los viernes de 4 a 8 de la tarde es gratis la entrada. Aprovechando que era uno de los que no entran en la CityPass y la entrada cuesta 25$ por adulto, decidimos apresurar el paso y verlo esa misma tarde, así nos ahorrábamos la entrada y además a mi me apetecía mucho descubrir este museo, que desde luego no deja indiferente ni a mayores ni a pequeños.

Pintura, escultura, arquitectura, dibujos, fotografía, performance art y un sinfín de elementos que repartidos en los espacios diáfanos de cinco pisos, deján al visitante cuanto menos sorprendido. Nosotros lo disfrutamos, hubo cosas que nos gustaron más que otras pero en general yo recomendaría la visita porque merece la pena por su originalidad y creatividad.

En este museo una de las joyas que puedes ver es el cuadro original de «La noche estrellada» de Vincent van Gogh, si las miles de personas te dejan acercarte para admirarlo, yo me pude acercar pero no fotografiarlo.  Porque lo que sí es cierto es que si vas el día que es gratis está a reventar de gente.

20150626_163953

Cuando salimos de MOMA llevabámos practicamente doce horas sin parar, Héctor lógicamente estaba agotado y sólo quería volver al hotel a dormir. Paramos en un McDonald´s a coger la cena y caminando de vuelta al hotel no pudimos resistirnos a dar la vuelta un poco más amplia y pasar por Time Square de noche, y con esta última imagen nos fuimos a descansar.

Times Square de noche

Times Square siempre vibrante

                                                                                                                               …continuará.

Un comentario en «EEUU/NYC: Día 2: Top of the Rock – Diamond District – 5th Ave – St. Patrick´s Cathedral – FAO – Zoo Central Park – MOMA»

  1. Jesús

    Un relato muy ameno que te ofrece un deseo de visitar en vivo la gran manzana. Me encantaría verlo todo pero el Moma debe de ser el máximo de la creación artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.